Se puede aprender a ser creativo

Se puede aprender y enseñar a ser creativo, ya que un creativo se hace y no se nace. Ken Robinson cita “la creatividad se aprende, igual que se aprende a leer”.

Graham Wallas distinguió distintas fases para llevar a cabo un proceso creativo donde se interrelacionan pensamientos conscientes e inconscientes:

  1. Preparación, donde se plantea el problema a resolver en todas las direcciones: cómo es ese problema, los obstáculos que se han de superar, su contexto, sus características… Es una fase consciente que implica investigación, planificación y atención.
  2. Incubación, donde el subconsciente interioriza el problema sin que parezca que ocurra nada porque no hay un esfuerzo directo sobre el problema.
  3. Inspiración, ocurre tras el sentimiento de querer solucionar ese problema incubado generando una sensación de tener la solución cerca.
  4. Iluminación, donde la idea creativa se traslada desde el subconsciente al consciente.
  5. Verificación e implementación, en este punto la idea se examina ante el consciente, se elabora y desarrolla hasta solucionar el problema.

Koestler distingue tres fases en el proceso creativo:

  1. Lógica donde se define el problema y hay una primera intuición de por dónde puede estar la solución.
  2. Intuitiva, donde no conforme con el punto anterior, el problema se hace cada vez mayor de forma subconsciente y se elabora una nueva solución acercándonos a la iluminación.
  3. Crítica, donde se analiza su descubrimiento y verifica que es una solución adecuada.

 

Métodos para desarrollar una mentalidad creativa

Expertos en creatividad han propuesto distintos métodos y herramientas para favorecer el desarrollo de una mentalidad creativa, muy relacionada con la industria del marketing, publicidad o mejora de trabajo con los departamentos creativos.

Existen muchas técnicas creativas, a continuación expongo algunas de las más conocidas:

Brainstorming o tormenta de ideas

Pretende demostrar que es más fácil generar ideas en grupo que de forma individual, siguiendo ciertas reglas para estimular la creatividad:

  • Importa más la cantidad que la calidad (habrá más posibilidades entre muchas propuestas).
  • No realizar críticas ni juicios negativos.
  • Se deben favorecer las ideas más extravagantes (es más fácil domesticar una idea salvaje que convertir en interesante una idea convencional).
  • Se deben combinar y asociar ideas para desarrollar nuevas ideas.
  • No existen jerarquías entre los participantes en un brainstorming.

Aunque el método brainstorming es empleado a diario por cientos de agencias caben destacar algunos puntos débiles que a veces se producen por una mala práctica del mismo, sobretodo con el punto de que no hay jerarquías.

La efectividad del braingstorming siempre ha estado discutida y no siempre es cien por cien seguro que las decisiones consensuadas en grupo sean mejores que de forma individual, ya que se tiende a eliminar lo inusual bloqueando la generación de pensamiento excéntrico al dominante.

 

La técnica del Media Lab

El Media Lab es un departamento donde se generan muchas ideas nuevas de futuro perteneciente al Massachusetts Institute of Technology. Estos idearon un método para generar nuevos productos:

  1. Se realiza en grupo, y cada uno piensa en un objeto cualquiera sin mencionarlo y extrae una única característica de este.
  2. Las características son puestas en común y se plantea una pregunta: ¿existe un objeto que reúna todas características?
  3. Paso seguido se realiza un brainstorming para describir ese objeto.

En el programa “Enviado especial“, Jalis de la Serna realizó un documental sobre este lugar, el cual recomiendo totalmente: ver documental 

Philip Kotler menciona otras técnicas creativas como son:

  • Analizar modificaciones, donde en relación a un producto, preguntarse qué cambios se le podrían aplicar para mejorarlo.
  • Realizar una lista de atributos, características y contexto de un producto para mejorarlo, teniendo en cuenta su material, la función principal, el público objetivo, forma y dimensiones…
  • Analizar y pensar en las posibles combinaciones entre dos o más productos consiguiendo una mejora de ambos por separado.
  • Analizar los problemas centrándose en las características negativas de un objeto que crean insatisfacción.
  • Plantearse hipótesis mentales como ¿qué pasaría si…? ¿Y si…? Ayuda a generar nuevas ideas de productos, mejorar existentes o combinarlos de forma creativa.